Los Beneficiarios de la Carga BCOs estarían enfrentando prácticamente desarmados la temporada de negociación de contratos

Escasez de contenedores acentúa poder de las líneas navieras en la puja por las tarifas de flete.

Los Beneficiarios de la Carga (BCOs) actualmente están negociando activamente los contratos con las líneas navieras. "Escuché a un colega sugerir que alguien caracterizaba las negociaciones de este año como una lucha con hachas", grafica el analista de la industria marítima, portuaria y logística Jon Monroe, quien plantea que, claramente, las líneas navieras son las "únicas que tienen hachas".

Para Monroe, el cambio fundamental ocurrido en 2020 fue que el poder pasó de los BCOs a los armadores. "Las líneas navieras aprendieron a gestionar el espacio en su beneficio. El aumento del volumen que culminó con la escasez de contenedores sólo sirvió para aumentar la influencia de las líneas navieras al entrar en la temporada de contratos de 2021", plantea. Según el analista, las actuales sesiones de TPM refuerzan este punto y ponen de manifiesto las frustraciones que los BCOs tendrán este año, ya que los precios siguen siendo fuertes y las tarifas de los fletes marítimos altas.

Las líneas navieras definitivamente tienen "la sartén por el mango" en lo que respecta a los contratos de transporte. En febrero, Maersk anunció que había cerrado el 40% de sus contratos. No especificaron lo que significaba y lo más probable es que algunos de ellos sean contratos a corto plazo. Al parecer Wal-Mart y algunas de las grandes empresas de transporte de bienes aplazaron su decisión y detuvieron las negociaciones hasta después del Año Nuevo Lunar. Si bien no tienen muchas opciones "debe ser difícil aceptar unas tarifas que duplican las del año pasado. ¿Podrán los beneficiarios de la carga (BCOs) trasladar los costos al consumidor este año? Es de esperar que los precios suban", expone Monroe.

Según expone, todos los tripulantes están en cubierta y todos los buques en el agua. Los buques que estaban destinados al desguace han vuelto a entrar en servicio y los armadores se han apresurado a aceptar todos los fletamentos y todos los buques que han podido comprar, independientemente de su antigüedad.

Dado el actual contexto, Monroe recomienda al expedidor- durante esta temporada de contratos-, no fijarse solamente en las tarifas, sino más bien en el cumplimiento y las garantías ofrecidos por las navieras. Para Monroe en la ruta Transpacífico cobra valor observar aspectos como: Tarifas base: 2.600 a 3.200 dólares Costa Oeste y sumar 700 a 1.000 dólares para la Costa Este; cargos de prima; BAF (cómo calcular y cuándo aplicar); otros como cargos de cancelación, cargos por reinversión, equilibrio del contrato; cargos por demora y por día, aplicación de las tarifas del Servicio Express; e Integridad de los horarios.

Puertos siguen atascados

De acuerdo con Monroe, a nivel global, los puertos están atascados y los tiempos de permanencia se extienden más allá de lo normal. Si a esto se le añade un desequilibrio en la disponibilidad de contenedores, tenemos un gran atasco en todo el mundo. Según la Asociación de Puertos de China, los principales puertos chinos registraron un crecimiento del 65,5% en las exportaciones de contenedores en enero, en comparación con enero de 2020.

Al parecer, el puerto de Shenzhen fue el que más creció, con un 100%. Esto, sin duda, plantea problemas de equipamiento y congestión. Sus almacenes están al límite de su capacidad y el equipamiento es muy escaso. La terminal requiere un escenario de entrega y recogida de 1 por 1. En otras palabras, para recoger un contenedor vacío, el camionero tiene que dejar un contenedor lleno. El puerto de Nansha parece ahora una buena alternativa a Shenzhen. Los principales puertos base de China, como Shanghái, Ningbo y Qingdao, han recibido contenedores vacíos durante el Feriado del Año Nuevo Lunar y deberían estar mejor equipados que los puertos periféricos. Los puertos del sudeste asiático, en tanto, siguen teniendo problemas.

Al otro lado del Pacífico, Los puertos del sur de California (Los Ángeles y Long Beach están saturados. Todas las semanas hay más de 30 buques esperando para atracar. Esto provoca una espera de 7 a 10 días para descargar contenedores. Las líneas navieras continúan desviando buques a otros puertos hacia el norte de la Costa Oeste.

MundoMarítimo


Comparte esta información en tus Redes Sociales:
Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Compartir en Linkedin  Compartir en Googleplus


Tags



menu
menu